Reformas Almería

Cuando dije a mis amigos que haría la reforma con una empresa que había encontrado por Internet noté el pánico en sus miradas. Era una apuesta arriesgada, habíamos terminado de comprar un piso en el centro, la reforma no era sencilla y nuestro presupuesto (que nunca fue alto) había menguado considerablemente por ciertas eventualidades. Lo que ponía a Reformas Almería por encima de “los recomendados” era que tenían una visibilidad en Internet que hablaba de cierta transparencia, la profesionalidad de sus trabajos y la minuciosidad en el presupuesto. Yo quería una reforma sin sobresaltos y acerté. El presupuesto estuvo ceñido siempre a la realidad y a nuestras necesidades. Los plazos se cumplieron a pesar de las dificultades. El resultado final fue justo lo que esperaba, pues previamente diseñan y discuten cada detalle. Sobre todo, agradecemos a Luis la paciencia que nos tuvo, su cercanía y la tranquilidad que nos transmitió en todo momento.