La cobertura de invalidez en los seguros de vida

Cuando nos planteamos la contratación de un seguro de vida pensamos principalmente en aquellas coberturas relacionadas con el fallecimiento por accidente o enfermedad.

Pero esto no es así en todos los casos. En función de nuestra situación personal y laboral deberíamos tener muy cuenta aquellas coberturas de los seguros de vida que hacen referencia a la invalidez. Una situación que puede suponer una considerable merma del poder adquisitivo del asegurado. Pero, ¿ qué entienden las aseguradoras por invalidez o incapacidad? Las compañías distinguen principalmente entre dos tipos de invalidez: la invalidez permanente absoluta y la invalidez permanente total. En ambos casos la compañía adelanta al asegurado el pago del capital que tuviese contratado en la póliza.

La invalidez permanente y absoluta supone para el asegurado una situación física irreversible causada por accidente o enfermedad y que le impide desarrollar cualquier tipo de actividad profesional. En la invalidez permanente y total esta situación física irreversible se circunscribe a la imposibilidad de que el asegurado pueda seguir desarrollando la profesión habitual que declaró al contratar la póliza. El ejemplo de un cirujano puede ayudarnos a comprender ambos casos. Si por accidente o enfermedad este profesional pierde una mano no podrá volver a desarrollar su actividad habitual, las intervenciones quirúrgicas. En cambio si podrá seguir ejerciendo en otras áreas de la medicina. Si este cirujano tuviese contratado un seguro sin la cobertura de invalidez permanente total no recibiría ningún tipo de indemnización compensatoria.

El hecho de no conocer los tipos de invalidez y sus implicaciones puede tener, por tanto graves consecuencias. No sólo hablamos de pagar durante años un seguro que no se ajustará a nuestras necesidades. Nos referimos a la situación de desamparo en la que nos podemos encontrar en una situación tan delicada como es la invalidez.

Por tanto nuestra profesión habitual, así como el ejercicio de la misma, se convierte en un factor capital a la hora de valorar las coberturas que hacen referencia a la invalidez. Unas coberturas que también pueden incluir los casos de invalidez parcial y temporal. Tampoco debemos olvidar que muchas pólizas incluyen dobles y triples capitales en los casos de invalidez por accidentes (principalmente los de circulación). Y lo mejor de todo es que puedes contratar un seguro de vida barato y disponer de una condiciones muy favorables para tu futuro en caso de necesidad.