¿Cómo proceder con tu seguro en caso de tener un siniestro?

Si nunca te has visto en una situación así, quizás no te hayas parado a pensar lo que debes hacer en ese caso y cómo informar a tu compañía de seguros. Te explicamos de forma clara y sencilla los pasos a seguir.

Un siniestro es un accidente o daño imprevisto y fortuito, susceptible de ser indemnizado por la póliza suscrita. Si tu seguro es un todo riesgo, la compañía asumirá los gastos derivados de la reparación de tu vehículo, si sólo tienes un terceros no. Y en cualquier caso, asumirá los gastos ocasionados a un contrario en caso de que lo hubiera.

Se pueden producir diferentes tipos de siniestros, principalmente clasificados en 3 categorías: sin contrario o no identificado, con un contrario, con 2 o más contrarios.

En el primer supuesto se incluye el robo total o parcial del vehículo, incendio, explosión, rotura de lunas, daños por inclemencias temporales o simplemente que alguien nos roce y no se identifique. En este caso debemos contactar con nuestra compañía lo antes posible y relatar lo sucedido para que puedan actuar en consecuencia. Si no tenemos cobertura de daños propios, es posible que tengan que indemnizar a terceros en el caso de que nuestro vehículo haya producido daños. Un hecho que no contemplan la mayoría de los seguros es la avería mecánica, puedes avisar a la asistencia en carretera de tu compañía, pero la reparación no está incluida en el seguro salvo expresa contratación.

Cuando circulas con tu vehículo pueden ocurrirte diferentes percances. En el caso de que intervenga un tercero, debes rellenar un parte amistoso de accidente (DAA – Declaración de Accidente con Contrario): detallar los hechos lo más fielmente posible, así como señalar todos los datos personales y de contacto tanto nuestros, también del contrario, testigos y firmarlo ambos. Si no hay acuerdo, hay que recurrir a la autoridad para esclarecer el asunto y en cualquier caso, debes informar a tu compañía en el plazo máximo de 7 días.

Si por último, tienes un accidente o percance con varios implicados, se comunica mediante otro parte especial para tal efecto.

Las formas de contacto con la aseguradora para comunicar un siniestro, las establece cada compañía. Las más frecuentes son: telefónicamente, por fax o personalmente en sus oficinas si dispone de ellas, pero si es de gestión directa, también se puede efectuar por e-mail, en su web e incluso algunas tienen la posibilidad de hacerlo vía móvil mediante una aplicación.

A partir de aquí, la compañía se pone en marcha para gestionar todo lo necesario, si hay que reparar el vehículo te pedirá en qué taller lo tienes y enviará el perito para su evaluación. Posteriormente se irá realizando un seguimiento y te irán comunicando los pasos seguidos hasta finalizar la tramitación del expediente.