Cómo funciona el mercado del oro

Ante la incertidumbre de que la crisis se llevara por delante los bancos, van alzándose cada vez más voces que creen que la mejor forma de conservar su dinero, es convirtiéndolo en oro porque a largo plazo dará rentabilidad. Sin embargo, el precio ha bajado mucho desde 2012. En tres años, más de un 40%.

En 2010, la onza llegó a valer casi 2.000 dólares, su máximo, porque la situación de inestabilidad y la desconfianza provocaron que los inversores se refugiaran en el oro, aumentó la demanda y por tanto, subió el precio. Una vez los estados respondieron con los rescates de los bancos, llegó la caída.

Para tener una idea más clara del funcionamiento de este activo que los expertos siguen considerando como beneficioso para invertir, es necesario saber quiénes son los protagonistas de este baile del oro.

Por un lado, los productores, los responsables de la oferta. Ésta va creciendo de forma constante, así no debería haber conflictos para fijar el precio, pero el problema es de las empresas que se encargan de la extracción del mineral. Se enfrentan a más gastos que antes porque el proceso para la obtención es más difícil y costoso. Las acciones de estas compañías han bajado como consecuencia.

Un importante papel tienen las reservas ya que influirán en el precio de los certificados de oro que es el papel que se considera como oro. En la actualidad, sale más oro de lo que entra, de ahí que el precio sea menor. Es lo que ha pasado en COMEX. Hay otras formas de negociar, los derivados. Al igual que pasa con la venta en corto de acciones en la Bolsa, hay inversores que miden su beneficio por la bajada del precio. Alquilan los futuros de papel oro, venden y esperan hasta que el valor vaya cayendo para recomprar y aprovecharse de las ganancias. Estos especuladores bajistas no tienen toda la responsabilidad de que baje, pero sí ejercen presión.

El tercer elemento importante es la demanda. Ahora está más interesada en el oro físico, el papel ha perdido mucha clientela. Prefieren el mineral en su versión dorada más que de títulos de los fondos de inversión, están en la misma situación que los anteriores. El continente asiático es el principal artífice del subidón en la demanda (más de la mitad de las solicitudes de lingotes y monedas, procede de Oriente). El papel se está dejando a un lado y no sólo las grandes fortunas prefieren el oro físico, inversores más modestos también lo demandan. Los bancos centrales no están tan ansiosos y los especialistas creen que es porque se están apoyando en otros activos que se encuentran, actualmente, en mejor posición que el oro.

Importante invertir en este mineral, sobre todo, en el largo plazo debido a la separación definitiva de oro papel y físico, se confía más en el último para tener a buen recaudo los ahorros y como últimamente, la clave está en China. Cuando la Reserva Federal retire los estímulos, vendrá otro capítulo de la historia.

Gracias a la colaboración de: http://oroplatayjoyasmadrid.es/

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*